logo care plus
VolverVer más publicaciones

Teletrabajo y cuidado de ojos

30-03-2020

Si bien es cierto que, durante una larga estancia en casa, llevar con nosotros nuestra actividad principal es beneficioso para la salud mental, incurriremos en varios factores de riesgo que pueden alterar el estado de nuestros ojos. Ojos rojos, ojos secos y ojos fatigados son dolencias que podemos padecer si no ponemos atención.

Además de la importancia de los cuidados oculares que atañen a la temperatura, unos buenos hábitos para evitar problemas oculares en casa son de vital importancia para prevenirlos. Si podemos, deberemos empezar a aplicarlos antes de que los problemas nos aquejen

Buenos hábitos para el cuidado de los ojos durante el teletrabajo

Uno de los factores más importantes es reconocer si ya teníamos problemas anteriormente, ya que es posible que unos días de fuerte estrés visual saquen a relucir antiguas molestias y patologías.

Además, debemos entender que son muchas las oficinas donde habilitan las condiciones de luz para que sean óptimas para el desarrollo de nuestro trabajo. No siendo así en nuestro hogar, donde colocamos las luces mediante criterios estéticos o puramente funcionales.

  • Correcta elección del monitor

    Todos hacemos un uso prolongado de pantallas y tiene una implicación directa en el bienestar de nuestros ojos pero si además introducimos en nuestra rutina visual el uso de otras pantallas como televisores y monitores, el riesgo aumenta.

    En el caso de un monitor para trabajos de ofimática, deberemos escoger un tamaño de hasta 24’ y tanta resolución como sea posible. En función de la resolución deberemos situar el monitor más o menos retirado de nuestra visión.

    Y por último, siempre con filtro de luz azul.

    Correcta elección del monitor
  • Correcta colocación del monitor

    Colocar el monitor a la altura correcta es tan importante como hacernos con el monitor adecuado.

    Deberemos situar el monitor a una altura que permita que tengamos la barbilla a 90° si miramos al centro del monitor.

    Respecto a la distancia de nuestros ojos al monitor, deberemos adecuarla a la resolución y tamaño del mismo. Deberías consultarlo en una tabla de relaciones pulgadas/resolución y distancia óptima.

  • Activa el modo lectura

    Si tu monitor tiene modo “lectura” deberás activarlo. Con ello, acentuarás el contraste y limitarás el brillo en gran medida. Por sí solo, estaríamos aumentando el estrés visual, por ello debe acompañarse de una iluminación secundaria suficiente.

    Notarás que la visualización es mucho más compleja al activar el modo lectura, pero si iluminas la pantalla con un flexo o lámpara, estarás acercándote mucho a una experiencia de lectura parecida a la que tendrías con un libro.

  • Iluminación posterior del monitor

    En caso de no activar el modo lectura, es necesaria una luz indirecta detrás de la pantalla.

    Pero no vale cualquier luz ni ponerla de cualquier manera. La luz deberá iluminar la zona trasera de la pantalla de tal manera que nosotros no veamos el foco de luz, solamente el rebote de la misma en la pared.

  • Descansos

    Uno de los factores más importantes es establecer una rutina de descansos visuales. Es deseable apartar la mirada de la pantalla como mínimo 3 minutos cada 45 minutos. Alterar nuestro trabajo con una mirada al teléfono no sirve, tendremos que mirar hacia zonas de luz natural como puede ser a través de una ventana, la terraza o el jardín.

    Uno de los factores más importantes es establecer una rutina de descansos visuales
  • Limpieza de impurezas

    Muchas personas creen que las impurezas del aire solo nos afectan al estar en el exterior. Lo cierto es que en cualquier casa correctamente ventilada nos seguimos exponiendo a las impurezas. Por ello, es importante el uso de toallitas oftálmicas estériles, para evitar que los agentes patógenos restantes en párpados y pestañas acaben en nuestro globo ocular y terminen provocando complicaciones.

También te puede interesar

Volver arriba