logo care plus
VolverVer más publicaciones

¿Sabes cómo afecta el frío a tus lentillas?

03-01-2022

Las lentillas son un artículo cómodo y fácil de utilizar que se ha colado en casa de muchas personas con necesidades oftalmológicas. Por eso, no es de extrañar que 6 de cada 10 individuos en España las elijan frente al uso de gafas.

Pero ¿ya conoces cómo reaccionan las lentillas a distintas situaciones climáticas?

Comportamiento de las lentillas
en bajas temperaturas

El frío, junto a un clima húmedo o ventoso, puede convertirse en el escenario perfecto para que nuestras lentes de contacto se resientan.

Algunos de los factores que afectan a las lentillas en las bajas temperaturas son la sequedad del clima invernal, los ambientes fríos que pueden irritar los ojos o el viento que puede provocar sensación de arenilla. Además, debemos tener en cuenta que en esta época del año solemos pasar más tiempo en casa, lo que se traduce en la presencia de calefacciones y estufas que resecan el ambiente y tampoco favorecen a la salud ocular de nuestras lentillas.

A continuación, encontrarás una serie de consejos para mantener tus lentes de contacto perfectas a pesar de situaciones climatológicas adversas:

  • Mantén tus lentillas siempre hidratadas. Especialmente a la hora de hacer excursiones por la montaña o en el mar, ya que los rayos del sol inciden aumentando el índice de radiación ultravioleta. Si le sumamos a este hecho que los ojos de los niños son más sensibles y vulnerables, debemos evitar que sufran daños protegiendo sus ojos con gafas de sol.
  • Usa gafas de sol, también en invierno. Especialmente a la hora de hacer excursiones por la montaña o en el mar, ya que los rayos del sol inciden aumentando el índice de radiación ultravioleta. Si le sumamos a este hecho que los ojos de los niños son más sensibles y vulnerables, debemos evitar que sufran daños protegiendo sus ojos con gafas de sol.
no pasar calor mientras duermes
  • Mantén tus ojos humectados. Evita la incomodidad y sequedad ocular hidratando tus ojos con lágrimas artificiales.
  • Evita frotarte los ojos o quitarte las lentes de contacto con las manos sucias. Cuánto más frotas la lentilla, más posibilidades existen de que pequeñas partículas hayan ido a parar a tu ojo y se queden pegadas a las lentes de contacto, pudiendo llegar a provocar lesiones o infecciones si no se tienen en cuenta este paso.
  • Mantén la humedad del ambiente. La sequedad de los ojos producida por las calefacciones, chimeneas o estufas puede mejorar si se utiliza un humidificador en la casa.

Si quieres indagar más, descúbrelo todo sobre cómo llevar un cuidado ocular para ojos con lentillas.

Consejos para cuidar
tus lentes de contacto

Teniendo en cuenta las recomendaciones mencionadas y llevando una higiene sana de tus lentillas, se minimizan los problemas que estas puedan llegar a ocasionar durante el invierno. Por eso, y para asegurarte una correcta rutina, te dejamos esta guía rápida sobre cómo cuidar tus lentes de contacto:

1

Antes de manipular tus lentes de contacto, lávate las manos primero y sécalas con una toalla que no deje hilos sueltos.

2

Limpia las lentillas con la propia solución oftalmológica para lentillas. Pon la lentilla en tu palma, añade la solución y con la yema de tu dedo, frota suavemente. Después, aclara con un poco más de solución y colócala en el estuche.

3

Asegúrate que el estuche de tus lentes de contacto está limpio. No reutilices la solución ni rellenes con más solución.

4

Mantén la botella de la solución alejada de cualquier superficie, si no, puedes correr el riesgo de que pierda su capacidad estéril.

5

Sobre todo, no utilizar solución salina o lágrimas artificiales en lugar de la solución para lentillas, estas pueden dejar la lente de contacto limpia, pero no desinfectada.

Debemos de tener en cuenta que, a pesar de que surjan inconvenientes debido al frío invernal, no hay un clima específico donde nuestras lentillas sean 100 % inalterables. Una higiene correcta de nuestras lentes de contacto y seguir los consejos anteriormente mencionados nos ayudará a que la función de estos agentes externos continúe facilitando la vida a nuestros ojos.

También te puede interesar

Volver arriba