logo care plus
VolverVer más publicaciones

Rinitis: tipos, síntomas y consejos

22-08-2019

La rinitis es una patología común que llega a afectar al 40% de la población en algún momento de su vida. Se define como la inflamación de la membrana mucosa de la nariz y se caracteriza, principalmente, por presentar congestión y secreción nasal, entre otros síntomas. Las causas más frecuentes de rinitis son los resfriados y las alergias estacionales. Hay distintos tipos de rinitis dependiendo de las causas que la provoquen y la intensidad de sus síntomas, por lo que los tratamientos también variarán en función de cada caso.

Síntomas

Los síntomas de la rinitis afectan, principalmente, a la nariz, la parte de las vías respiratorias que se infecta con mayor facilidad y frecuencia. Pueden ser variados y de distintas intensidades pero, en la mayoría de los casos, los pacientes con rinitis presentan:

  • Secreción nasal
  • Estornudos
  • Congestión nasal
  • Picor nasal
  • Dolor de cabeza
  • Falta de olfato

Tipos y causas

Rinitis alérgicas

La rinitis alérgica es la forma más común de rinitis no infecciosa y se produce como una reacción del sistema inmunitario ante el contacto con alérgenos o factores ambientales desencadenantes. Los factores más comunes son el polen, el polvo, árboles o plantas, animales, mohos y contaminación urbana.

Según su duración, pueden clasificarse entre intermitentes o agudas, cuando aparece predominantemente en los meses de primavera y sus síntomas duran cuatro o menos semanas consecutivas, o persistentes o crónicas, cuando afectan durante más de cuatro semanas seguidas.

Rinitis no alérgicas

La causa de las rinitis no alérgicas suele ser, en la mayoría de los casos, una infección viral, como el resfriado común. También las bacterias pueden producir rinitis, así como las anomalías congénitas o adquiridas que producen una obstrucción nasal, como una desviación del tabique.

La rinitis no alérgica se diagnostica en base a los síntomas y tras descartar otras causas, principalmente, las alérgicas. Para llevar a cabo este diagnóstico y descartar la alergia, se suelen llevar a cabo pruebas cutáneas y análisis de sangre.

Diferencia entre rinitis alérgica y resfriado común

Muchas veces la similitud de los síntomas puede llevarnos a confundir una rinitis alérgica de un catarro común, pero no son lo mismo. Mientras que la rinitis es una inflamación de la mucosa debida a la presencia de alérgenos, el resfriado es un proceso infeccioso de la mucosa nasal y de la faringe, en la mayoría de los casos, de origen vírico. Además del origen, existen otras características que los diferencian. El resfriado en ocasiones puede llegar a provocar fiebre, sus síntomas duran aproximadamente una semana y son continuos a lo largo de todo el día; mientras que la rinitis alérgica no suele ir acompañada de fiebre, dura más tiempo y sus síntomas fluctúan en función de si se está en contacto o no con el alérgeno en cuestión.

mujer con sintomas del resfriado

Tratamiento

Dependiendo de la causa, los síntomas y las características de cada paciente, el tratamiento puede variar. Por eso, es imprescindible acudir a un médico especialista que estudie nuestro caso para aconsejarnos y darnos el tratamiento adecuado. Estos son algunos de los tratamientos que existen para evitar o minimizar los síntomas de las rinitis:

  • Evitar el contacto con el factor desencadenante de la alergia suele prevenir los síntomas por completo, aunque muchas veces no es posible hacerlo.

  • La toma de antihistamínicos evita la reacción alérgica y, por tanto, reduce los síntomas.

  • Las inyecciones de desensibilización contienen, en pequeñas cantidades, la sustancia desencadenante de la alergia y ayudan a crear tolerancia a largo plazo.

  • Lavados diarios del interior de la nariz con agua de mar. Es una solución 100% natural para pulverización cuyo uso regular reduce lo síntomas de un resfriado o una rinitis. También previene otras complicaciones derivadas de la patología, como la sequedad nasal, ya que ofrece hidratación de las fosas nasales y reblandece el exceso de mucosidad facilitando el sonado.

Prevención

En cuanto a la prevención, existen algunas rutinas que, aplicadas de forma diaria, pueden llegar a reducir la exposición y, por tanto, los síntomas de la rinitis alérgica:

  • Evitar las horas del día en las que la presencia del polen es más elevada. Normalmente, por las mañanas.

  • Posponer las visitas al campo o zonas con abundante naturaleza durante los meses de primavera, especialmente mayo y junio.

  • Limpiar los filtros del aire acondicionado de casa de forma regular.

  • Ventilar la casa a primera hora de la mañana, pero evitar tener las ventanas abiertas durante el resto del día.

  • Lavar semanalmente la ropa de cama a más de 60 grados y usar fundas especiales de colchón.

Padecer rinitis de forma frecuente y continuada debe ser motivo de visita con un especialista para que estudie el caso y pueda establecer medidas de prevención y evitar así posibles complicaciones como la aparición de asma.

También te puede interesar

Volver arriba