logo care plus
VolverVer más publicaciones

Protégete del frío: cuidados oculares y respiratorios para toda la familia

26-11-2020

En breve dejaremos atrás el otoño para darle la bienvenida al invierno. Poco a poco, iremos notando cómo las bajas temperaturas y el viento de la calle contrastan fuertemente con los ambientes más cálidos y secos de los interiores.

¿Cómo afecta el frío a nuestros ojos y a nuestra capacidad respiratoria?

Con la llegada del frío, la humedad del exterior contrasta con el calor de los interiores, provocado por el uso de la calefacción y la poca ventilación que se hace en ellos. El objetivo es lograr mantener una temperatura agradable tanto en casa como en el lugar de trabajo. Sin embargo, esto también provoca un aumento de la humedad, creando un ambiente idóneo para la proliferación de los ácaros del polvo, uno de los principales enemigos de las personas con alergias.

¡Aunque los ácaros no son los únicos que deciden quedarse con nosotros durante una temporada! La poca ventilación también hace que sean más frecuentes las alergias provocadas por el epitelio -o caspa- de nuestras mascotas, que tienden a acumularse en multitud de objetos y muebles.

Estos factores favorecen la aparición de la sequedad ocular y sequedad de las vías respiratorias. Entonces, ¿qué podemos hacer para palear sus efectos? A continuación te damos algunos consejos para que ni el frío ni los ácaros acaben contigo

sequedad ocular sequedad vías respiratorias

CONSEJOS PARA EL CUIDADO Y PREVENCIÓN DE LA SEQUEDAD OCULAR Y DE LAS VÍAS RESPIRATORÍAS

  • El uso diario de agua de mar, incluso cuando no existe congestión ni mucosidad, protege eficazmente y previene ante cualquier brote alérgico.

  • Procura ventilar los espacios un mínimo de 10 minutos al día para evitar que los ácaros y los epitelios se acumulen en el ambiente.

  • No abuses de la calefacción e intenta alejarte del chorro de aire directo, especialmente si te da en los ojos.

  • Cambia los filtros de la calefacción y el aire acondicionado con frecuencia para evitar que los epitelios o los ácaros se acumulen.

  • Mantén los muebles y los objetos de casa libres de polvo. No te olvides de los elementos en los que suelen acumularse especialmente los ácaros, como alfombras, sábanas o cortinas.

  • Es muy importante el uso diario de gafas de sol para que nos sigan protegiendo de los rayos UVA. Además, su uso en los días de viento también nos protege y evita que nos entren partículas que se encuentran suspendidas en el aire.

  • Si te entra algo en los ojos debido al viento, evita frotártelos con las manos y usa una solución fisiológica para limpiarlos.

  • En caso de tener los ojos irritados o de sentir picor, aplica una solución oftálmica calmante para el alivio y la reducción de los síntomas.

  • Al acabar el día, limpia tus ojos con toallitas oftálmicas estériles. De esta manera eliminas cualquier tipo de suciedad o restos de maquillaje que se hayan podido acumular.

muebles sin polvo uso de gafas de sol

También te puede interesar

Volver arriba