logo care plus
VolverVer más publicaciones

Productos de cuidado ocular: diferencias y usos

28-03-2019

Ha sido una larga jornada frente al ordenador y necesitas suavizar y refrescar tus ojos. ¿Qué usas? ¿Una solución oftálmica calmante? ¿Una hidratante? ¿Suero fisiológico? ¿O quizás un spray? Y, de todos ellos, ¿a cuál acudes para mantener una correcta higiene ocular?

Son muchas las dudas acerca de las diferencias entre estos productos de cuidado ocular que muchas veces, por desconocimiento, utilizamos de forma indistinta. Pero, lo cierto es que cada uno tiene unas propiedades específicas que nos ayudarán en distintos momentos de la higiene o el cuidado de nuestros ojos. Descubramos cuáles son esas diferencias.

Suero fisiológico

El suero fisiológico es una solución salina cuyo objetivo es mantener una buena higiene ocular, es decir, se usa para limpiar el ojo en casos de alergias, conjuntivitis o como preparatorio antes de aplicar algún tipo de tratamiento ocular.

Muchas veces se confunde su uso con el de las soluciones oftálmicas con efecto hidratante, cuyo objetivo principal es aliviar la sequedad ocular. Pero el efecto conseguido con el suero es justo el contrario debido a la alta concentración de sal que contiene y que reseca más el ojo. Aún así, su uso no es perjudicial ya que es una sustancia totalmente inocua para el ojo.

Solución oftálmica hidratante

La solución oftálmica hidratante se usa en casos de irritación, sequedad y abrasión en los ojos. También proporciona alivio cuando nos entra un cuerpo extraño en el ojo.

La sequedad ocular suele ser característica en pacientes de más de 50 años, mujeres con menopausia, pacientes que toman fármacos antidepresivos o antihistamínicos, usuarios de lentes de contacto o personas en fase de postoperatorio de cirugía ocular. Este tipo de solución lubrica, hidrata y protege los ojos secos y fatigados.

Solución oftálmica calmante

La solución oftálmica calmante se utiliza en casos de enrojecimiento, irritación o fatiga ocular, proporcionando una sensación de alivio. Su fórmula suaviza y refresca los ojos cansados o molestos tras una exposición a humo, viento, partículas de polvo, radiación solar, cosméticos, cloro presente en el agua de la piscina, agua de mar, o tras haber pasado muchas horas delante de una pantalla de ordenador, haber leído en malas condiciones de luz, estar sometido a un alto nivel de estrés, etc.

Spray ocular para conjuntivitis alérgicas

En primer lugar, es importante distinguir entre tres tipos de conjuntivitis: conjuntivitis alérgica, conjuntivitis bacteriana y conjuntivitis vírica.

La conjuntivitis alérgica va acompañada de una secreción acuosa y de picor en ambos ojos junto a otros síntomas como rinitis, estornudos o hinchazón de los párpados. En este caso, un spray ocular para conjuntivitis alérgicas proporcionará alivio y frescura en los ojos irritados, rojos y secos. Su formulación antiinflamatoria, antihistamíninca, hidratante y lubricante proporciona alivio y previene la deshidratación de la superficie ocular. Este tipo de conjuntivitis se relaciona con el polvo ambiental, los ácaros, pelos y piel de animales, polen y contaminación.

Por el contrario, se tratará de una conjuntivitis bacteriana si los ojos presentan una secreción amarillenta y purulenta localizada en un único ojo. En este caso, se trata de una conjuntivitis contagiosa que requerirá que visites a un médico especialista para poder tratarla de forma adecuada.

Por último, si la secreción de los ojos es acuosa o blanca, pero va acompañada de síntomas como malestar general, cefalea, fiebre o faringitis, es que se trata de una conjuntivitis vírica. Este tipo de conjuntivitis es altamente contagiosa y también requiere que acudas a la consulta de un médico especialista.

También te puede interesar

Volver arriba