logo care plus
VolverVer más publicaciones

Guía de cuidado para un día en la playa

07-07-2020

Ya es definitivo, el verano está aquí y hay que adaptarse. ¿Cuánto te apetece darte un chapuzón? Aguas calmadas, arena fina, todo el día por delante y un poco de sandía fresca. Es innegable, te apetece y mucho.

Pero tantas son las ventajas de un día en la playa como sus desventajas. Ahora bien, no podemos permitir que esas desventajas nos impidan disfrutar de un maravilloso día de playa en familia. Cuidarse en la playa es posible, y no solo eso, nos podemos bañar con total seguridad.

PROTECCIÓN PARA EL BEBÉ

Si tu bebé tiene más de 6 meses debes saber que ya puedes llevarlo a playas y piscinas sin problema. Eso sí, tendrás que protegerlo especialmente.

  • Crema y más crema

    Prueba la crema solar en un ambiente controlado, antes de llevarlo a la playa. ¿Para qué? Los bebés tienen la piel delicada y las cremas solares pueden ocasionarles irritaciones y alergias, por lo que es conveniente que conozcas de antemano si le viene bien la crema solar que te dispones a usar.

    Cubre a tu bebé completamente de crema solar y renuévala cada 2h o cada vez que se bañe. Ten también en cuenta que las cremas solares se caducan.

    Crema y más crema
  • Evita los golpes de calor

    Mantén al bebé bajo la sombrilla e investiga prendas de ropa específicas para protegerlos de los rayos solares en la playa, pero no lo vistas demasiado. El mecanismo termorregulador de los bebés no funciona correctamente como lo haría en un adulto, de manera que puede sufrir un golpe de calor. Para evitarlo, refréscalo con frecuencia y procura que solo esté en la sombra, especialmente durante las primeras salidas.

  • Protección de la vista

    Protege su vista con unas gafas de protección solar que estén homologadas para el uso en niños, que tengan filtros específicos para la protección en la playa y cumplan la normativa vigente en la Unión Europea. Es muy importante que las gafas que vayas a proporcionarle cumplan con los tres requisitos.

    Protección de la vista

PROTECCIÓN PARA TI

Empieza por los básicos: asegúrate de que no haya prohibición de baño y evita salir si el pronóstico de temperatura es demasiado elevado.

  • Protege tu piel

    Utiliza cremas de alta calidad y, sobre todo, con alto nivel de protección. Nunca es demasiada protección, utiliza las cremas con el nivel de densidad más alto que toleres.

    Renueva la crema solar cada 2h y después de cada baño.

  • Exposición solar intermitente

    Las maratones solares no son bien recibidas por tu cuerpo. Ve dándole un respiro refugiándote de los rayos solares cada media hora. ¿No sueles llevar sombrilla? Deberías.

  • Evita las horas más intensas

    La incisión de los rayos solares es más intensa entre las 12h y las 16h. Trata de evitar estas horas. En caso de que no sea posible, extrema la protección situándote bajo una sombrilla, usando cremas de más densidad o utilizando prendas de ropa homologadas para la protección solar.

    Evita las horas más intensas
  • Ten paciencia con el bronceado

    Lo deseas y lo entendemos, pero no debes poner en riesgo la integridad de tu organismo por tener una piel bronceada. Con un número suficiente de sesiones de playa siguiendo todos nuestros consejos, conseguirás el bronceado que tanto deseas sin dañar tu organismo.

  • Protégete de la arena caliente

    ¿Cuántas veces has llegado a la playa y te has asombrado de lo caliente que estaba la arena? No deberías sorprenderte, la arena pasa horas absorbiendo el calor que emana de los rayos solares, así que es previsible que alcance muy altas temperaturas.

    Una toalla gruesa y el uso del calzado adecuado harán que no te quemes ni los pies ni la espalda.

    Protégete de la arena caliente
  • Calzado para el agua

    Independientemente de que estés en una zona con arena fina o con sólidas y grandes rocas, debes llevar un calzado diseñado para el baño en la playa. La costa marítima está repleta de elementos que no deseas tener clavados en los pies.

    Los ayuntamientos se esfuerzan por limpiar sus playas, pero las máquinas filtradoras de arena no alcanzan las zonas cubiertas de agua. Utiliza un calzado específico y evita un encuentro indeseado con anzuelos, plomos, cristales o elementos extraños.

  • Protege tu vista

    Deberás utilizar gafas diseñadas para la protección solar, a ser posible con cristales polarizados y siempre homologadas.

    ¿Cómo puedes saber si están homologadas? Revisa que tengan el sello con el logotipo CE, que garantiza que tienen una homologación de Conformidad Europea.

    En caso de que no estés al corriente de las garantías de tus gafas de sol actuales, deberás ir a una óptica para que te asesoren sobre la calidad de las mismas.

  • Refréscate e hidrátate

    Bebe agua, zumos naturales, toma sandía, etc. Todo lo que contenga agua y no lleve azúcares añadidos servirá para hidratarte. En caso de que lo que tomes esté refrigerado, ayudarás aún más a la termorregulación de tu cuerpo.

    Refréscate e hidrátate

También te puede interesar

Volver arriba