logo care plus
VolverVer más publicaciones

CURIOSIDADES CARE+

24-05-2019

En Care+ disfrutamos descubriendo curiosidades y compartiéndolas con el mundo. Especialmente aquellas relacionadas con el funcionamiento del cuerpo humano y el de otros seres vivos. Aquí te presentamos cinco de ellas, ¿conocías alguna?

  • icono de ojos
    1. Pestañeamos una media de 15 a 20 veces por minuto

    Y lo hacemos de forma involuntaria. Este acto tan rápido y prácticamente imperceptible permite que se distribuya un líquido lubricante por todo el ojo que lo mantiene saludable. La glándula lagrimal, ubicada en uno de los laterales del ojo, se encarga de fabricar ese líquido y el párpado se encarga de distribuirlo por toda la superficie ocular.

    Pero esta no es la única función que cumple el pestañeo. También ayuda al ojo a expulsar pequeños cuerpos extraños (pestañas, polvo, arena, etc.) que puedan entrar en él. A través del pestañeo, se activa la glándula lagrimal que produce el líquido lubricante, ayudando a limpiar y eliminar la impureza.

  • icono de la nariz
    2. La alergia primaveral libraba del servicio militar para no correr el riesgo de alertar al enemigo con los estornudos

    Efectivamente. Tener alergia era una de las causas de exclusión del servicio militar en España, ya que no se podía correr el riesgo de que alguien estornudase en un momento táctico clave y descubriese su posición con el ruido.

    En el caso de la Segunda Guerra Mundial, las alergias tuvieron su parte de protagonismo durante las maniobras nocturnas, que eran menos secretas debido a los estornudos de los soldados que padecían alergia.

  • icono de un diente
    3. Los elefantes pueden llegar a cambiar de dientes hasta 6 veces en su vida

    Al contrario que los seres humanos, que solo lo hacemos una vez, los elefantes pueden llegar a reemplazar su dentadura por otra nueva hasta 6 veces. El motivo de estos cambios es que la mandíbula va adaptándose al tamaño de su cuerpo en general. Así que, a medida que el elefante va creciendo de tamaño, y de peso, también lo hacen sus dientes.

    Durante el proceso de reemplazar la dentadura, los elefantes llegan a mantener la vieja y la nueva por un tiempo, contando en ese momento con el doble de dientes. En ese momento, su capacidad de masticar y de ingerir alimentos se multiplica, por lo que ganan peso fácilmente. Una vez ya han reemplazado la mandíbula por completo y los anteriores se le caen, pueden llegar a perder hasta 300 kilos de peso.

  • icono de una boca y una nariz
    4. El aire que inspiramos por la nariz está más caliente y húmedo que el que respiramos por la boca

    Hay una gran diferencia entre respirar por la nariz y respirar por la boca. Inhalar por la nariz es la opción, sin duda, más saludable. La nariz esta fisiológicamente diseñada para permitir la respiración, ya que funciona como una especie de filtro que permite humidificar, calentar y purificar el aire que entra en los pulmones. Funciona, por tanto, como un filtro natural entre el aire inspirado y nuestros pulmones.

    Independientemente de la temperatura del aire inhalado, la nariz permite que llegue al interior de nuestro cuerpo siempre a la misma temperatura y al 100% de humedad. La boca, por el contrario, no calienta el aire que entra a través de ella y tampoco lo humedece. Por tanto, si se respira aire que esté a baja temperatura, entrará a esa misma temperatura en el sistema respiratorio, más seco y sin purificar.

  • icono de una boca
    5. Generamos entre 1 y 2 litros diarios de saliva

    Y 30.000 litros a lo largo de toda nuestra vida. La saliva es un líquido incoloro e inodoro constituido básicamente por agua que cumple con una gran variedad de funciones en nuestra boca.

    Entre ellas, se encuentra la de mantener la flora normal y el ph de la boca, controlar infecciones bucales, intensificar el sentido del gusto, humedecer los alimentos para facilitar su tragado y reducir la formación de caries.

También te puede interesar

Volver arriba