logo care plus
VolverVer más publicaciones

Cuidados para la vuelta a la rutina

12-09-2019

Todos lo sabemos. La vuelta a la rutina no siempre es fácil. Aunque nos hayamos ido poco tiempo de vacaciones, a veces cuesta acostumbrarse de nuevo a los hábitos y rutinas de nuestro día a día. Los cambios de temperatura, pasar mucho tiempo delante del ordenador después de unos días de desconexión tecnológica, el estrés o los cambios en la dieta y los hábitos de higiene pueden llegar a pasarnos factura durante las primeras semanas de vuelta a la realidad.

Pero esto no tiene por qué pasarte a ti si aplicas unos sencillos cuidados a tu rutina que te ayuden a volver a adaptarte en unas mejores condiciones y así poder dar lo mejor de ti mismo. ¿Estás listo? Toma nota de los siguientes consejos:

  • Consejos de cuidado ocular

    Hidratar y calmar

    Puede que los ojos sean los principales perjudicados de la vuelta a la rutina. Durante las vacaciones, tendemos a buscar cierta desconexión tecnológica, sobre todo si nuestro trabajo implica pasar largas jornadas delante del ordenador de forma diaria. Por eso, al volver de pasar unas semanas de vacaciones sin apenas haber encendido un ordenador, es frecuente sentir los ojos especialmente secos, fatigados o irritados, sobre todo en los usuarios de lentillas. Para evitar esta desagradable sensación existen diferentes opciones dependiendo de los síntomas:

    gota para los ojos
    OJO SECO

    Se puede presentar tras una larga jornada ante el ordenador, por el uso de lentes de contacto o por elementos presentes en el lugar de trabajo como el aire acondicionado o la calefacción. Para estos casos, lo mejor es una correcta hidratación ocular a base de una solución oftálmica hidratante que proporcione un alivio inmediato en esos casos de irritación, sequedad, abrasión o sensación de cuerpo extraño en los ojos.

    OJO IRRITADO

    Si, en cambio, la molestia se manifiesta en forma de ojos cansados, rojos, fatigados o irritados tras un trabajo prolongado ante el ordenador, lo mejor será aplicar una solución oftálmica calmante que los suavice y refresque.

    Higiene

    En la prevención está la clave del éxito de unos ojos sanos. Durante todo el año, pero especialmente durante estos días de arranque de la rutina, presta especial atención a la higiene diaria de tus párpados, pestañas y borde palpebral para evitar irritaciones y procurar una buena salud ocular que combata posibles infecciones. También será muy útil para evitar el contagio y retirar las impurezas y costras que puedan quedar en los párpados, por ejemplo, tras desmaquillarse.

  • Consejos de cuidado respiratorio

    La vuelta a la rutina también viene acompañada inevitablemente por un cambio de temperaturas, tanto en lo que se refiere al cambio de estación de verano a otoño como en los famosos contrastes producidos por pasar del clima exterior al interior de una oficina con aire acondicionado o, más adelante, con calefacción.

    Estos cambios y los ambientes cerrados son propicios para que lo resfriados proliferen, así que merece la pena incorporar ciertos hábitos de prevención para evitar que esto suceda. Si lo que quieres es prevenir, el uso regular de agua de mar, incluso cuando todavía no exista congestión ni mucosidad, protege eficazmente contra el resfriado y otras complicaciones. Si, por el contrario, ya empiezas a notar los primeros síntomas, el lavado nasal con agua de mar te ayudará a descongestionar tu nariz tapada y te ayudará con la eliminación del exceso de mucosidad.

    Otros consejos que puedes aplicar de modo preventivo son el lavado frecuente y adecuado de las manos en el lugar de trabajo y, ya que vamos a pasar muchas horas al día en contacto con otras personas en un ambiente cerrado, procurar mantener la zona de trabajo ventilada para evitar la proliferación de resfriados.

  • Consejos de cuidado oral

    gota para los ojos

    La vuelta a la rutina también es algo que puede afectar a nuestra salud oral en forma de aftas bucales. El estrés y los cambios en la dieta, aspectos que suelen aparecer durante los primeros días de trabajo, son algunas de las causas que pueden favorecer que estas pequeñas pero molestas úlceras bucales aparezcan.

    Para que el dolor o la incomodidad a la hora de beber, hablar y comer no nublen los primeros días de jornada laboral, es recomendable aplicar lo siguientes consejos:

    • Mantener siempre una buena higiene bucal a través del cepillado regular de los dientes tres veces al día tras las comidas y del uso de hilo dental.

    • Llevar una dieta equilibrada con alto contenido en vitaminas y minerales.

    • Adoptar prácticas dentro y fuera del trabajo que te ayuden a reducir el estrés.

    • Tener siempre a mano un gel o spray para aftas bucales que, en caso de aparición, proporcionen un alivio inmediato del dolor y favorezcan la curación natural del afta.

También te puede interesar

Volver arriba