logo care plus
VolverVer más publicaciones

Cuidado personal durante una visita turística

06-08-2020

¿Eres de los afortunados que harán una visita turística próximamente? Antes de nada, esperamos que la disfrutes muchísimo y que el destino sea de tu agrado. No hay nada mejor que rodearse de cultura, contemplar la arquitectura, los puentes, los ríos y las costumbres de las personas locales. Un paseo turístico es maravilloso, pero con una alta temperatura como la que nos acompaña en agosto en muchos puntos de la península, una caminata puede convertirse en un suplicio si no tomamos las precauciones adecuadas.

No te preocupes, evitar que el placer del paseo turístico se convierta en algo molesto es muy sencillo. Solo se trata de ser previsor y hacer una serie de preparativos en base a las condiciones que esperas. ¡Apunta nuestros consejos!

No estrenes zapatos

Es vital, no estrenes zapatos. Es muy tentador marcharte a hacer turismo con toda tu ropa nueva, incluidos los zapatos, pero no es nada aconsejable. Al probarte el calzado en la tienda es fácil que te sientas muy cómodo, pero ya sabes que tus pies y tus zapatos deben adaptarse y eso pide cierto tiempo de uso. Si estrenas zapatos y caminas por un largo periodo de tiempo, aparecerán rozaduras o burbujas. Y no hay nada más molesto que la fricción de la rozadura con el zapato.

Para prevenir rozaduras e incomodidades en los pies, lleva contigo tus zapatos más cómodos, los que usas habitualmente para recorrer distancias largas.

Protege tus ojos

Admirar la belleza de edificios emblemáticos muchas veces exige dirigir tu mirada hacia objetos muy iluminados. Deberás utilizar unas gafas de sol de calidad que cuenten con el marcado “CE” de conformidad europea impreso de manera indeleble, además de la identificación del fabricante o distribuidor en la Unión Europea y la referencia del modelo de gafa. No descuides ninguno de los detalles, unas gafas de sol de mala calidad podrían ser muy dañinas para tus ojos.

Planea tu itinerario y ten en cuenta las horas de calor

Ver toda una ciudad en un solo día y corriendo no es placentero ni realista, especialmente en verano. Calcula el tiempo que vas a necesitar para hacer ciertos recorridos a pie, en transporte público o bicicleta, pero ten en cuenta que debes ser flexible debido a imprevistos que puedan surgir, como una parada a comer, un descanso o un tiempo extra para hacer fotografías en lugares que te gusten.

Además, deberás evitar las horas más calurosas. En caso de que tu destino sea muy caluroso, calcula tus recorridos esquivando los horarios más calurosos, normalmente comprendidos entre la 13:00 h y las 19:00 h. Te parecerá mucho tiempo, y realmente lo es, pero no por ello debes exponerte a un golpe de calor.

¿Aún estás a tiempo de escoger? Si quieres estar activo durante todo el día, busca un destino fresco que te permita estar todas las horas de luz en el exterior. Dispones en la península de diversas localidades que te permitirán pasear con total tranquilidad a unos 25° durante el medio día.

Hidrátate tanto como necesites

Muchos expertos indican que la cantidad de agua que debes tomar a diario no obedece a un estándar pautado. Cada persona necesita una cantidad de agua diferente para mantener su cuerpo hidratado y saludable, esta idea cobra más sentido aún cuando se contemplan los diferentes condicionantes enmarcados en una visita turística: temperatura, humedad, ejercicio e incisión de los rayos solares.

Son muchas las compañías que tratan de vender sus productos como los más hidratantes, aunque lo cierto es que desde antes de la aparición del ser humano, tanto animales como plantas se han hidratado perfectamente a base de agua.

El efecto hidratante del agua en nuestro cuerpo es insuperable. Lleva siempre contigo una gran cantidad de agua fresca conservada en un termo que la proteja de la temperatura exterior.

Utiliza crema solar

Es evidente, especialmente en esta época, evita la exposición a los rayos solares sin protección solar. Deberás utilizar crema de protección solar del más alto nivel de protección que toleres y renovarla cada dos horas sin excepciones. Recuerda que si te bañas o te remojas también deberás renovar tu crema solar, incluso si aún no han pasado dos horas desde que te la has puesto.

También te puede interesar

Volver arriba