logo care plus
VolverVer más publicaciones

Cómo afecta el tabaco a la salud bucodental

08-07-2021

Que el tabaco no aporta nada bueno a nuestra salud no es un ningún secreto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó en mayo de este año un informe en el que se observa, por primera vez, que la cantidad de hombres que consumen tabaco está disminuyendo, en más de 1 millón de usuarios masculinos menos en 2020.

Pero, pese a esta disminución, en 2020 había 1.091 millones de hombres y 259 millones de mujeres fumadoras en el mundo.

En el caso de España, los datos son preocupantes, ya que el 22% de la población española afirma ser fumadora y hacerlo a diario, el 2% es fumador ocasional, mientras que el 25% se declara exfumador.

El dato más preocupante es que la cifra de personas mayores de quince años que afirma fumar a diario asciende en España a alrededor de 8,6 millones de personas. Según cifras recientes del Ministerio de Sanidad, cerca de una cuarta parte de los hombres son fumadores habituales, frente a casi un 18% de las mujeres.

Pero, ¿cómo afecta el tabaco a la salud bucal? Estate atento porque a continuación descubrirás las consecuencias de las sustancias químicas de los cigarrillos en tu boca y cómo puedes prevenirlas.

Decoloración de las piezas dentales

Si hay algo en la cavidad bucal que haga fácil reconocer a un fumador es la decoloración de las dentales de los fumadores. Y es que los dientes de estas personas se amarillentan debido a que la nicotina y el alquitrán se depositan en la superficie dental.

Halitosis

Otra de las patologías que suelen aparecen en los fumadores es la halitosis, ya que los componentes nocivos que posee el tabaco la generan. Además del olor a tabaco, potencia la sequedad e irritación de las mucosas de la boca y de las vías respiratorias, por lo que no existe una correcta oxigenación y se produce el mal aliento.

Aumento del riesgo de sufrir periodontitis

Ser fumador habitual provoca tres veces más riesgo de padecer periodontitis y de que ésta progrese más rápidamente sin ser detectada. ¿El motivo? Debido a que el tabaco es un vasoconstrictor, es decir que reduce el riego sanguíneo de las encías, lo que provoca un aspecto más pálido y menos inflamadas de lo que realmente están.

Bajo índice de éxito en tratamientos

El tabaco retrasa la curación de las heridas y también disminuye del riego sanguíneo en las encías de los fumadores, esto aumenta el riesgo de padecer infecciones y reduce significativamente la capacidad de reparación de los tejidos retrasando de forma notable la cicatrización de las heridas.

Por lo que, si eres propenso a padecer aftas bucales y eres fumador habitual deberás utilizar geles o sprais para aftas bucales que ayuden a una cicatrización natural de estas pequeñas heridas bucales gracias a sus ingredientes naturales.

Hidratarse

Propensión a la aparición de caries

Encender un cigarrillo también influye en la aparición de este tipo de patologías, y es que entre los fumadores se observa una mayor cantidad de caries en las raíces de los dientes, ya que este hábito expone la raíz. A su vez, presentan una disminución de la secreción salivar, lo que conlleva una menor capacidad neutralizadora de la placa.

También te puede interesar

Volver arriba