logo care plus
VolverVer más publicaciones

Cómo afecta el cloro a la salud ocular de toda la familia

16-06-2021

Los días que se alargan, la temperatura que sube en las ciudades y, con ello, llegan las ganas de ir a la piscina. Si este verano te apetece darte un chapuzón, es importante que tengas en cuenta que hay agentes como el cloro y otros productos químicos que pueden convertirse en un enemigo para nuestra vista.

¿Por qué molesta el uso del cloro?

El cloro es un químico que impide la proliferación de bacterias. Por ello, en piscinas públicas o aquellas destinadas a actividades deportivas, la cantidad de cloro crecerá exponencialmente en comparación a una particular. A pesar de que este elemento favorece la desinfección y esterilización del agua, si se utiliza en exceso, sus propiedades antisépticas pueden afectar a nuestra salud ocular.

Normalmente, si el agua de la piscina ha sido tratada correctamente, los bañistas no deberían sufrir ninguna de las siguientes molestias: picor o escozor, enrojecimiento de los ojos o irritación de la mucosa de la córnea.

Escozor ojos


¿Cómo afecta el cloro a los ojos de los niños?

De pequeños, como bien recordarás, bastaba con que te llevaran una tarde a la piscina para salir del agua arrugado y con los ojos rojos de tanto bucear sin gafas de natación.

Los niños y niñas tienen una energía inagotable a la hora de disfrutar de sus momentos de ocio, por eso cuesta tanto conseguir que se protejan en este ambiente: ponerles crema con FPS (Factor de Protección Solar), recordarles que se pongan las gafas de piscina puede ser una tarea que se repita durante toda la tarde.

Cloro en la piscina

Como usuarios de piscinas públicas no podemos controlar la cantidad de compuestos químicos que se utilizan, algunos de ellos como el cloro, el bromo y el ozono producen irritabilidad ocular e incluso conjuntivitis si se presentan en concentraciones elevadas, lo mejor es utilizar unas pautas con los más pequeños para asegurarnos de que sus ojos se mantienen sanos:



  • Ducharnos siempre antes y después de entrar en una piscina. De esta forma se propicia la higiene y evitamos que el agua quede contaminada con restos de cremas, perfumes o células muertas.

  • Limitar el tiempo de baño bajo el agua.

  • Fomentar el uso de gafas de natación para asegurar la protección de los ojos bajo el agua.



Ojos rojos por el cloro: cómo solucionarlo

El hecho de que se te pongan los ojos rojos viene dado por una reacción química. Cuando el cloro libre se une a otros compuestos ricos en nitrógeno, este reacciona, de forma que libera un nuevo componente: las cloraminas. Son estas las encargadas de alterar el color y la sensibilidad de la mucosa de nuestro ojo.

Esta reacción sucede cuando se mezcla el cloro de las piscinas con agentes contaminantes procedentes de los mismos bañistas como son el sudor, las lágrimas, la saliva, la piel muerta o productos cosméticos y de higiene como cremas solares, perfumes o desodorantes.

En caso de que hayas estado un periodo de tiempo expuesto al agua clorada y notes un picazón, tengas los ojos rojos o sientas tu visión borrosa, puedes utilizar algunos de estos trucos para ponerle fin a esta molestia. Para ello solo tienes que:



  • Enjuagar los ojos con suero fisiológico

  • Aplicar algunas gotas humectantes con tal de favorecer la producción de lágrimas naturales

  • Si te pican mucho, sobre todo, evita rascarte. Puedes ponerte un par de compresas frías sobre los párpados con tal de conseguir un alivio rápido

  • Si sigues en un ambiente exterior, utiliza gafas de sol, ya que los ojos afectados por el cloro son más sensibles a la exposición de los rayos UV

  • Por último, y por lógico que parezca, evita bañarte hasta que se te haya calmado la irritación ocular



En caso de que la molestia por ojos rojos derive en una conjuntivitis o cualquier otro problema ocular que no remita, recomendamos siempre acudir a un/a oftalmólogo/a para que diagnostique un tratamiento acorde a las molestias que se presenten.

También te puede interesar

Volver arriba