logo care plus
VolverVer más publicaciones

Calefacción y ojos: cómo prevenir las molestias

29-11-2019

En las estaciones más frías del año, los sistemas de calefacción se convierten en nuestros aliados para combatir las bajas temperaturas y mantener una sensación de confort en casa, en el trabajo o allá donde vayamos. El problema es que, cuando se trata de los ojos, no podemos decir lo mismo. El ambiente reseco que promueven estos sistemas puede llegar a causar molestias en los ojos, especialmente si somos usuarios de lentillas. Te contamos cómo puede afectarte esta exposición y cuáles son las mejores formas de combatirlo (sin tener que congelarte). ¿Es tu caso? ¡Toma nota!

Consejos para la detección y prevención de problemas visuales en niños

Este síndrome se produce cuando existe una deficiencia en la cantidad o calidad de la lágrima producida por nuestros ojos. La película lagrimal es una parte fundamental para mantener una buena visión y una buena salud ocular. Es un síndrome multifactorial, es decir, existen varias causas que pueden provocarlo, así como distintos grados de severidad. Sus síntomas pueden ir desde molestias leves de la visión, hasta inflamación o lesiones en la córnea y la conjuntiva. Este síndrome se conoce de forma técnica como queratitis y puede estar provocado por distintas causas:

  • Uso prolongado de pantallas digitales

  • Causas hormonales

  • Envejecimiento

  • Uso de lentes de contacto

  • Cirugías refractivas

  • Medicamentos

  • Condiciones climatológicas

Calefacción y sequedad ocular

El ambiente reseco provocado por los sistemas de calefacción es otra de las causas que pueden provocar el síndrome del ojo seco. Esta situación puede surgir por una alteración de las glándulas de meibomio, situadas en los párpados, cuya función es secretar una sustancia que lubrica la superficie ocular y evitar la evaporación de la lágrima. Si se alteran estas funciones, la superficie del ojo queda expuesta y los párpados la rozan al parpadear, generando la molesta y característica sensación de arenilla. De la misma forma, al evaporarse esta película lagrimal, el contacto directo de la superficie ocular con el aire, sobre todo si este es muy seco, generará molestias, picor, fotofobia e incluso dolor.

Síntomas

  • Picor

  • Visión borrosa

  • Sensación de arenilla

  • Inflamación de los párpados

  • Sensación de sequedad

  • Fatiga visual

  • Ojos rojos

  • Fotofobia

  • Dolor

  • Exceso de lagrimeo

Cómo prevenir el efecto de la calefacción en los ojos

En épocas invernales, la calefacción en ambientes cerrados, el bajo porcentaje de humedad ambiental y la exposición prolongada ante pantallas digitales pueden pasarle factura a nuestros ojos. Para combatir el síndrome del ojo seco, los expertos recomiendan aplicar los siguientes consejos:

  • Evitar la exposición prolongada ante sistemas de calefacción o, como mínimo, evitar la exposición directa a los chorros de aire caliente.

  • Realizar descansos visuales de la pantalla del ordenador en el trabajo.

  • Utilizar humidificadores en las habitaciones que permanecen cerradas con calefacción.

  • En caso de poder decidir sobre el sistema de calefacción, son más recomendables lo sistemas que funcionan mediante acumuladores eléctricos y los radiadores de agua caliente antes que los sistemas de aire acondicionado, que son los que más resecan.

  • No abusar de las horas recomendadas de uso de lentes de contacto.

  • Ventilar las habitaciones con calefacción.

  • Uso regular de una solución oftálmica hidratante sin conservantes.

  • En casos de molestias continuadas, visitar un especialista que analice el caso y recomiende el tratamiento más adecuado.

También te puede interesar

Volver arriba