logo care plus
VolverVer más publicaciones

Buenas prácticas para la prevención del insomnio y mantener una buena calidad del sueño

06-10-2020

Son muchas las personas que durante distintas temporadas a lo largo del año sufren algún tipo de alteración del sueño y en consecuencia padecen una disminución importante de calidad de vida. ¿Solución? Descansar. Pero ojalá fuese tan fácil, ¿no?

Las alteraciones del sueño son difíciles de corregir. Muchas veces obedecen a cambios hormonales, factores de nuestra vida personal o la ingesta de ciertos alimentos. Pero hay buenas noticias: si te encuentras ahora mismo en una etapa de mala calidad del sueño, debes saber que es pasajero.

Sí, el insomnio no te durará eternamente. ¿Cuánto durará entonces? Depende de lo que te esté provocando el insomnio. Tu cuerpo es sabio y empezará a revertir el trastorno del sueño para poder empezar a descansar, porque realmente lo necesita.

No te preocupes, el trastorno del sueño se puede prevenir. ¿Cómo? Acostumbrando a tu cuerpo a la “higiene del sueño”, una serie de buenas prácticas que te ayudarán a tener un sueño de calidad y duradero.

BUENAS PRÁCTICAS PARA MANTENER LA CALIDAD DEL SUEÑO

  • Adáptate al ciclo circadiano fisiológico. Es decir, a dormir por la noche y estar despierto durante el día.

  • Levántate todos los días a una hora similar para poder dormirte todos los días a la misma hora. Haz especial hincapié los fines de semana para conseguir un mejor resultado.

  • Si quieres hacer una pequeña siesta, puedes hacerlo, pero jamás de más de 20 minutos. Con ello alteras el descanso de tu cuerpo.

  • Reserva la cama únicamente para descansar. Evita comer, ver la televisión y trabajar en la cama.

  • Realiza todos los días las mismas actividades antes de ir a dormir, a ser posible en el mismo orden.

  • Intenta mantener una temperatura agradable en la habitación en la que duermes, si es posible un poquito más fría que tu temperatura deseable.

  • Cena pronto y evita tomar comidas pesadas antes de acostarte. Una alimentación saludable también ayudará a conciliar mejor el sueño.

  • Realiza ejercicio físico durante el día, pero no sin dejar un margen mínimo de tres horas de descanso antes de acostarte.

OTROS FACTORES QUE INFLUYEN EN EL SUEÑO

Existen tres factores muy importantes que también pueden alterar el correcto funcionamiento de tu sueño y son especialmente comunes. Si consigues respetar estos tres puntos deberías notar un impacto muy positivo en tu descanso.

  • Evita las situaciones especialmente estresantes y de hiperactividad antes de acostarte.

  • Si no concilias el sueño en menos de 30 minutos, levántate de la cama y sal de la habitación. Realiza algún tipo de actividad monótona y relajante hasta que vuelvas a sentir sueño.

  • No pases más tiempo en la cama del estrictamente necesario. Si no estás durmiendo, es bastante probable que puedas realizar esa actividad en alguna otra habitación de tu hogar.

En caso de que lleves un par de semanas tratando de cumplir todas las medidas y sigas sin notar una mejoría, deberás consultar con un especialista. Tu médico averiguará si existe alguna otra causa médica y valorará un tratamiento que pueda ayudarte a corto plazo.

También te puede interesar

Volver arriba