logo care plus
VolverVer más publicaciones

Aftas bucales: mitos y verdades

23-11-2020

Las aftas bucales o llagas en la boca son una de las afecciones más comunes e incómodas que pueden aparecer en la cavidad oral. Aunque no resultan una infección grave, es importante conocerlas bien para intentar prevenirlas en la medida de lo posible y saber cómo se pueden tratar para prevenir mayores infecciones y poder desarrollar nuestra actividad diaria sin molestia.

Si sufres actualmente o frecuentemente aftas bucales vamos a explicarte cómo se producen y cómo puedes ponerles remedio de forma fácil y rápida para que intercedan lo mínimo posible en tu día a día.

¿QUÉ SON?

Las aftas bucales son pequeñas úlceras que se generan en la mucosa de la boca y, como probablemente sepas, pueden salir en cualquier lado de la boca: interior de la mejilla, paladar, lengua...

Los expertos diferencian entre tres tipos de aftas según su tamaño, cantidad y duración: menores, mayores y herpetiformes. Las aftas menores son las más comunes entre la mayoría de la población que las sufre y suelen durar entre una y dos semanas, curándose sin dejar cicatrices. En cualquier caso, todas se curan solas al cabo de máximo mes y medio, pero según su tamaño y cantidad nos resultarán más o menos molestas.

¿POR QUÉ APARECEN?

Las razones por las que aparecen aftas son muy diversas y pueden ir desde un mordisco involuntario, pasando por un mal ajuste de la prótesis dental, hasta el estrés emocional. Aquí te detallamos algunas de sus causas más reconocidas:

  • Carencias vitamínicas.

  • Intolerancias alimentarias.

  • Alergia al gluten o enfermedades autoinmunes (como la Enfermedad de Crohn).

  • Predisposición genética.

  • Cambios hormonales (como los producidos durante la menstruación o el embarazo).

  • Lesiones o molestias causadas por la ortodoncia o intervenciones clínicas (como una limpieza dental excesiva).

MITOS Y VERDADES SOBRE LAS AFTAS BUCALES

Como con cualquier afección física, existen una serie de mitos y verdades sobre ellas que a continuación vamos a desarrollar:

¿Las aftas bucales son contagiosas?

No, las aftas bucales no son contagiosas. Que a tu pareja le puedan aparecer después de tenerlas tú no tiene ninguna causalidad, así que no te preocupes, puedes besarle con tranquilidad.

Cuando algo me da asco, me aparecen llagas en la boca

Es cierto que hay ciertas reacciones a alimentos o alergias alimentarias que pueden producirlas. No significa que el hecho de que algo te de asco sea causa directa e inequívoca de la aparición de aftas, pero podría influir.

Así mismo, si a lo largo de tu vida algún alimento te producía irritaciones o la aparición de aftas (como la piña o las nueces), igual tu mente lo ha asociado con ello y por eso ahora te produce rechazo.

Llagas bucales

¿Las aftas herpetiformes son herpes?

No, aunque su nombre sea similar, las aftas más grandes, las herpetiformes, no tienen nada que ver con el virus labial del herpes. Aunque tengas predisposición genética a tener aftas o estés pasando una época de estrés, el hecho de que te aparezcan más a menudo aftas no tendrá que ver con el herpes ni con el tratamiento que este debe recibir.

No existe tratamiento para curar las aftas bucales

Es cierto que, como ya te comentábamos, tal y como aparecen las aftas se irán solas, pero eso no significa que debamos pasarlo mal mientras estén. Nuestra línea Care+ de cuidado oral cuenta con el gel, spray y colutorio para el alivio sintomático de las aftas bucales. Te recomendamos que consultes en tu farmacia cuál te puede ir mejor.

Así mismo, hay una serie de alimentos que puedes evitar y otros que te pueden ayudar a mejorar tus defensas y sistema inmunológico mediante vitaminas y minerales.

Huggle

También te puede interesar

Volver arriba